TRAIDORES

TRAIDORES
Siempre he militado en un único partido, el de los Comunistas de Catalunya desde 1986. En mis 34 años de militancia política me han acusado de “traidor” públicamente hasta en seis ocasiones, voy a detallar cada uno de los casos;
la primera en 1987 al fundar Iniciativa per Catalunya (IC), fue una decisión mayoritaria del Partido (el PCC), no unánime, y se nos acusó de entregarnos al PSUC eurocomunista.
la segunda en 1991 por acordar con el PSC algunas listas conjuntas en las elecciones municipales de ese año, fue una decisión mayoritaria del Partido, no unánime, recuerdo bien los casos de Villanova i la Geltrú y Sentmenat, queríamos frenar a CiU, se nos acusó de entregarnos al PSC.
la tercera en 1998 al conformar Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), fue una decisión mayoritaria del Partido, no unánime, se nos acusó de entregarnos a Izquierda Unida (IU) y ser un proyecto satélite sin autonomia en Catalunya.
la cuarta en 2002 al acordar EUiA con Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) la Coalición Electoral ICV-EUiA, fue una decisión mayoritaria del Partido, no unánime, se nos acusó de entregar EUiA a ICV y convertirnos en verdes.
la quinta en 2015 al acordar EUiA conformar el nuevo sujeto político En Comú Podem y presentarlo bajo esa marca a las Elecciones Generales, fue una decisión mayoritaria en el Partido, no unánime, se nos acusó de entregarnos a Podemos, de ser podemitas y abandonar a Izquierda Unida.
la sexta en 2019 al acordar el Partido apoyar la creación de una Coalición Electoral entre Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Soberanistas, un partido donde los comunistas catalanes participamos, fue una decisión mayoritaria en el Partido, no unánime, se nos acuso de entregarnos a ERC y convertirnos en independentistas.
Seguro que podré añadir una séptima, o más…
A parte de la anécdota de encontrar a furibundos acusadores de traición en distintos de estos episodios utilizando argumentos antagónicos, si quiero destacar finalmente tres hechos
1. Los acuerdos en los que hemos participado siempre han contado con el debate y la decisión colectiva del Partido, nunca fueron decisiones personales.
2. Algunas de las decisiones que hemos tomado, estas que detallo y otras, fueron equivocaciones, pero acertar la quiniela los lunes tiene menos valor que hacerlo los viernes. Hoy no tomaríamos probablemente las mismas decisiones con la información y experiencia de que disponemos.
3. Creo en la acción política colectiva y defiendo la coherencia de las decisiones tomadas, ERC, PSC, Catalunya en Comú, IU y Podemos forman parte de una cultura de izquierdas, compartida, unas mas que otras pero coherentemente dentro de un espectro razonable de las izquierdas. Por ello las acusaciones de “traición” cuando se combinan acuerdos y fórmulas que unas y otros han practicado repetidamente solo demuestran una falta de mirada amplia y generosa que hoy mas que nunca la clase trabajadora y los sectores populares necesitan.

Comments are closed.